Blogia
chemalera

Las preguntas que nos tocaron del Libro de las Preguntas

Las preguntas que nos tocaron del Libro de las Preguntas

Cualquier comparencencia de Isidro Ferrer incluye algún guiño, alguna sorpresa, algo que hace que la convocatoria pública se salga un poco de los cánones habituales de estos eventos (normalmente soporíferos). Por ejemplo, en la concesión del Premio Nacional de Diseño en 2002, en pleno inicio de la cruenta y absurda guerra de Irak apoyada por Aznar desde el Gobierno de España, leyó un poema de Gloria Fuertes ("Hay que decir lo que hay que decir pronto, de pronto, visceral del tronco, con las menos palabras posibles, que sean posibles los imposibles, hay que hablar poco y decir mucho, hay que hacer mucho y que nos parezca poco, arrancar el gatillo a las armas, por ejemplo").

Ayer, el oscense de adopción Isidro Ferrer presentó sus ilustraciones para El Libro de las Preguntas de Pablo Neruda (Media Vaca). Al final, armado de un cuter (una de las armas pacíficas de cualquier ilustrador), recortó un montón de preguntas para que el público las cogiera, bien al azar, o bien eligiera aquellas con las que se identificara. Isamar cogió sin mirar dos que aún permanecían débilmente unidas por el mismo papel. Las preguntas que nos tocaron fueron:

¿En qué ventana me quedé

mirando el tiempo sepultado?

¿O lo que miro desde lejos

es lo que no he vivido aún?

A mí me dió la primera y ella se guardó la segunda.

Y desde entonces me he quedado pensando.

 

*Una de las ilustraciones de Isidro Ferrer para el libro

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Chema -

Fernando, la mayor parte del tiempo uso el Mac, que es más divertido;) y sí, Neruda es ... (espacio libre para cada cual)

Fernando -

Espero que la ventana no sea windows, Gates te puede dejar colgado de verdad..;)por otra parte Neruda es Neruda...saludos

Chema -

Gracias, Luisa, tienes razón en cuanto a la riqueza que encuentras en los hij@s, sus vidas y sus puntos de vista. En cuanto al tiempo, creo que nos equivocamos al imaginar un sentido direccional de recorrerlo, yo lo veo más bien en espirales entrecruzadas, será la sinestesia. Un abrazo.

Luisa -

No sólo las preguntas que el azar os destinó, sino también el gesto (bien lo dibujas) es todo un símbolo. Isidro Ferrer os ha brindado la posibilidad de hacer patente en ese gesto el sentido de la íntima relación personal entre padres e hijos, cuando llega el momento de que éstos caminen por sí mismos. Los tiempos de cada uno empiezan a recorrerse en sentido inverso. ¡Imagina de cuánta riqueza vais a disfrutar!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres