Blogia
chemalera

Dieciséis

Dieciséis

La misma voz, igual mirada. Los mismos dientes blancos, inmensos, de su sonrisa. Pero había un cambio, quizá imperceptible para un desconocido, mas no para mí. Su expresión irradiaba una extraña energía. ¿Qué le ocurría hoy? ¿Por qué esta mañana parecía abrirse su espíritu como un inmenso horizonte de espigas a punto de brotar? ¿Qué día era hoy?


Hoy, ocho de agosto, cumplía dieciséis años y el mundo nacía de nuevo para su esperanza. Hoy era su cumpleaños mágico, aquél que nunca nadie olvida. Ese en el que la barrera de lo imposible se salta por fin con la fuerza del salvaje gato, con la despreocupación de la gacela libre. Porque no, no es el de los dieciocho el cumpleaños más importante de la vida, ni el de los veinte, ni siquiera el temido de los cuarenta.

Cumplir dieciséis años es

reir sin pausa,

sufrir sin medida,

llorar sin descanso,

amar sin tregua,

gozar sin temores,

denunciar sin complejos,

romper sin calma,

soñar sin dormir,

vivir sin parar.


Hoy Isamar cumple dieciseis años. Y como la quiero tanto le he regalado este dibujo de su amado gato Morfeo, un gato que una noche de tormenta decidió surcar los cielos y viajar hasta el país en el que reina ella misma. Desde hoy, la reina del País de los Sueños luce con orgullo la corona de sus dieciséis brillantes años.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Chema -

Gracias por tu valiosa compañía silenciosa y mucho más por tus palabras-luz, Antonio. Silencio por silencio, también visito a menudo tu hermosa bitácora. A partir de ahora, lo haré con mayor frecuencia ¡Un fuerte abrazo!

Antonio -

He pasado por esta página muchas veces, en silencio,
y en silencio vuelvo, para decir lo que sabes:
¡Alimenta tu Siempreviva
de recuerdos!
¡Recibe éste mío, lleno de afecto!

Chema -

Magda: tus palabras son brisa, aroma, vuelo, brillo, voz ... todo aquello que puede colarse por una rendija abierta en la cóncava profundidad, y por eso te doy las gracias. Podemos vivir lejos, pero los sentimientos son cercanos, y unen. Un abrazo sin distancias y lleno de comprensión.

Magda -

No me conoces, y yo hace apenas unos días que descubrí tu blog. Sólo quiero decirte que comprendo perfectamente lo que sientes, hace un mes justamente falleció mi padre y los recuerdos están así, demasiados vívidos y reales. Me permito sugerirte que intentes escribir y escribir y escribir, a mi me ha ayudado mucho, aunque muchas veces no tenga el más pequeño ánimo.

Ojalá sientas que estamos aqui si de algo te sirve, los que te quieren y conocen y los que vivimos lejos, pero estamos cerca con un abrazo solidario.

Chema -

Gracias por tu mensaje tan cariñoso y sentido, Antón. Trataré de seguir tu consejo. Hasta ahora no he podido escribir aquí, todavía los recuerdos más recientes son demasiado vívidos y reales y me cuesta mucho atraparlos con palabras.

Antón -

Querido Chema: Lamento la muerte de tu madre. Se me pasó el otro día un mensaje.Recibe un gran abrazo, todo mi consuelo y mi ánimo. Y vuelve al blog y a los dibujos que ahí también hay alivio, poesía, una manera de decirle a tu madre que ella vivirá en ti, en tus dibujos, en tus palabras.
Cúidate. Un abrazo.AC

nueymar -

Me encanta su comentario. Expresa más amor y cariño que ningún poema; nadie ha sabido plasmar así los sentimientos. Sin palabras.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres