Blogia
chemalera

El uno de noviembre se abre la puerta...

El uno de noviembre se abre la puerta...

...la puerta del Inframundo. Eso dicen, y lo dicen desde hace muchísimos años, por algo será. La fiesta de Samhain, o Tozosantos en aragonés, cuando los ojos del gato son ascuas que compiten en la noche con las mismas estrellas, cuando ni las bruxas osan levantar la voz para no molestar a los señores del otro lado, cuando as Almetas regresan a los hogares para decir aquello que no pudieron decir cuando la muerte les sajó la garganta, cuando as Lumbreretas caminan por la ribera de todos los ríos en busca de viajeros perdidos, cuando la oscuridad va llenando sin remedio el vaso cimbreante del candil...

SAMHAIN VS. TOZ OS SANTOS*

En el mundo celta, en el que la religión formaba parte de las costumbres diarias, los días se contaban por noches y lunas, y el año se dividía en cuatro períodos o estaciones, separados por otras tantas noches especiales, llenas de magia y poder místico. Una de esas noches era la de Samhain, el uno de noviembre.

Los pueblos galos -así llamados los celtas por César en sus escritos- celebraban esa noche el paso de una época del ciclo vital a otra, la vida crecía a partir de entonces de manera interna: todo en la naturaleza parecía detenerse. Era el momento en el que los espíritus muertos regresaban para despedirse de sus familiares, anunciando el comienzo del invierno. El dios de la muerte así lo permitía. En todas las aldeas se encendían hogueras para señalar el camino de vuelta y para protegerse, y se depositaban ofrendas, tanto para los dioses como para los difuntos. Se alababa a Dagda, dios de la vida y la muerte, y a Morrigu, reina de fantasmas y demonios.

Los ejércitos del Imperio romano, fueron asentándose en las tierras conquistadas, y fueron adoptando las mismas costumbres. Por si eso fuera poco, decidieron honrar a una de sus diosas haciendo coincidir la fiesta con la del Samhain. Pomona era la diosa de los frutales, y en su honor celebraron la Fiesta de la Cosecha el treinta y uno de octubre, aunque ya los celtas celebraban una fiesta menor de la cosecha en el equinoccio de otoño, el 21 de septiembre.

La religión cristiana que se extendió posteriormente por esos mismos territorios adoptó las celebraciones previas, dándoles una especie de "visto bueno" al convertirlas en las conmemoraciones de "Todos los Santos" y "Todos los fieles difuntos", el 1 y el 2 de noviembre respectivamente.

La denominación "Halloween" se deriva de las palabras inglesas "Todos los santos", y su popularidad en norteamérica se remonta a las emigraciones irlandesas. Curiosamente, ahora es el poder mediático de los Estados Unidos el que está consiguiendo reintroducir la celebración en el territorio europeo donde se originó.

En los pueblos de España con mayor influencia de las penetraciones celtas, permanecieron diversos aspectos del Samhain, como la presencia del fuego. Y, por supuesto, el culto a los muertos tan arraigado en toda la península. En algunos lugares, como en el Pirineo aragonés, la celebración de "Toz os santos" todavía se mantuvo rodeada de antiguas creencias y ritos, y el trato con las "Almetas" o espíritus difuntos era algo habitual en la vida de las aldeas más aisladas. Para ellas, se depositaba un plato de alubias la noche del uno de noviembre. A la mañana siguiente, cuentan los viejos, aparecían sobre la mesa, separadas, tantas judías como misas necesitaban las "Almetas" para lograr su descanso eterno.

*El texto es mío, lo publiqué hace tiempo en la revista E.L.F.O.S. La ilustración la he sacado de mi cuaderno de bocetos, una acuarela, un retrato del Buco, el señor de las Lannas del Boch.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Chema -

¡Aún no os había contestado, qué mala educación!
Fernando, deben ser innumerables las figuras literarias de personajes visitantes de los infiernos o que son visitados por los muertos...
Javier, una variante de la calabaza con ojos es, sencillamente, una calabaza agujereada en la parte superior para colocar allí la vela, yo también he visto unas y otras
M.M., cada cual tiene su fantasma particular, y algunos son muy vanidosos...
Gracias a tod@s por las visitas

M.M -

Fantástica historia y mejor el retrato del Sr. Buco, lo tuviste posando para ti?

pasapues -

Pues si, cuando yo era pequeño, hace mas de 40 años, con mi padre preparabamos unas calabazas en forma de calabera. Les haciamos ojos y una boca con dientes bien evidentes, y arriba un agujero para que saliera el humo y el fuego, por que dentro con una caña se ponia una vela que le daba un aspecto fantasmagorico, y con una cuerda a cada lado salimos por las calles de alrededor de casa. Ahora solo falta algun indocumentado que diga que los que se hacia siempre, nunca se ha hecho eso en Aragon, que eso era una costumbre Celta, tampoco se han enterado que la cultura Celta estaba en Aragon varios miles de años antes que en america.

Fernando -

No deja de ser gracioso que D.Juan este metido en estos berenjenales tan llenos de misterio...la figura de D.Juan también tiene mucho que ver con la tradición de la noche de difuntos (Día de S.Quintín)...muy interesante y un poco escabroso con las animas y todo eso...un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres